El Astrónomo Errante

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Objetos Difusos de Cielo Profundo. Nebulosas brillantes.

E-mail Imprimir
Valoración: / 12
MaloBueno 

Las nebulosas son concentraciones de gas y polvo. Existen tres tipos principales de nebulosas:

  • Nebulosas de Reflexión,  que reflejan la luz de fuentes próximas (normalmente estrellas).
  • Nebulosas de Emisión, que brillan con luz propia.
  • Nebulosas de Absorción u Oscuras, que aparecen oscuras con respecto a un fondo más brillante.

En este artículo nos centraremos en las dos primeras, dejando las últimas para el próximo artículo.

 Nebulosa Trífida. Autor: Miguel Angel Mallén

Todas ellas se concentran en los brazos espirales de la Vía Láctea y será en esta banda del firmamento donde las encontremos en mayor número.

Las nebulosas brillantes incluyen a las nebulosas de emisión y a las nebulosas de reflexión. Para los observadores aficionados solamente existen unas pocas nebulosas de reflexión visibles con nuestros instrumentos. En cambio, las nebulosas de emisión son observables por decenas con instrumentos modestos.

La principal característica de observacional de las nebulosas es su brillo superficial débil ya que suelen ser objetos débiles y extensos. Aunque su magnitud total sea elevada debemos fijarnos siempre en su magnitud superficial para saber si es visible o no con nuestro instrumento.

Se necesitan cielos muy oscuros y buena visibilidad para apreciar sus sutiles cambios de luminosidad. Al ser objetos con bordes poco o nada definidos es difícil saber su extensión real, que además cambia según el instrumento que usemos y la calidad del cielo disponible.

Nebulosa de la Laguna. Autor: Miguel Angel Mallén

La mejor manera de observar las nebulosas es a bajos aumentos. Tendremos una mejor idea de la forma general de la nebulosa. Aplicaremos más aumentos, si es necesario, para nebulosas pequeñas y mientras nos quepa completa en el campo de visualización o para ver detalles en zonas muy contrastadas.

La regla "general"  que dice que aplicando más aumentos se gana más contraste no suele ser válida para las nebulosas. Lo que se intenta conseguir en este caso es oscurecer el cielo del fondo, lo que suele ser imposible si el fondo no existe, si solo vemos nebulosa por todas partes.

Como siempre, existen notables excepciones. La Gran Nebulosa de Orión es tremendamente extensa y brillante en extremo. Ve puede contemplar a simple vista incluso con una ligera contaminación lumínica. A esta nebulosa se le pueden y se le debe aplicar grandes aumentos en su zona central. En contra, se pierde la idea de nebulosa si se observa su parte sur con grandes aumentos.

Nebulosa de Orión. Autor: Miguel Angel Mallén

Suelen ser útiles los filtros UHC y H-beta para contrastar la nebulosa con respecto al fondo. En algunos casos también filtro OIII.

 

Registro de observaciones

En nuestras observaciones de nebulosas brillantes debemos anotar los siguientes datos

  • Brillo global
  • Brillo superficial de cada una de las zonas
  • Tamaño
  • Forma
    • Estructura
    • Zonas brillantes
    • Zonas oscuras, bandas y líneas
  • Variaciones de brillo
  • Cúmulos y estrellas interiores (describir como se indica en el artículo sobre Cúmulos abiertos)
  • Descripción del campo
    • Otros objetos en el mismo campo
    • Estrellas brillantes
    • Estrellas dobles
    • Asterismos

 


 
Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.

Usuarios conectados

Tenemos 3827 invitados conectado(s)

Usuarios registrados

Introduzca su identificación para acceder a los contenidos y funcionalidades reservados a usuarios registrados.

Lea nuestra Política de Privacidad

Si tiene problemas de acceso póngase en contacto con nosotros en info@astroerrante.com