El Astrónomo Errante

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Hind & Hubble, un par de nebulosas variables

E-mail Imprimir
Valoración: / 2
MaloBueno 

Que dos de las nebulosas variables más significativas de nuestro firmamento, estén situadas bajo nuestro cielo invernal, puede servirnos de escusa para abrigarnos y dirigir nuestros telescopios, unos instantes al menos, hacia Tauro y Monoceros.

Podríamos parafrasear a Alex Mendiolagoitia y decir aquello de “las nebulosas en un palmo”, nunca mejor dicho; pues una se encuentra sobre las Híades y la otra bajo la Nebulosa del Cono, entre Procyon y Betelgeuse.

Comencemos, es un buen comienzo, por la nebulosa variable de Hind (NGC 1554,55). Posicionémosla (AR:4h 23m, DEC: +19º 31’), en el borde de una nube molecular (concentración de polvo y gas molecular que absorbe prácticamente toda la luz visible emitida por las estrellas de segundo plano), sobre las Híades y la 68 de Tauro y próxima a la estrella doble Σ 546.

Las nebulosas de tipo variable están asociadas a estrellas variables. En el caso que nos ocupa, la inquilina es T Tauri, una estrella en sus primeras etapas de evolución estelar y que esta rodeada en gran parte por la nebulosidad que ella misma ha creado. Estas estrellas jóvenes son bastante inestables, hasta que la temperatura interior sube lo suficiente y estabiliza las reacciones termonucleares como fase previa a la estabilidad de la “secuencia principal”.

Varía de la magnitud 8 a la 13, de forma aparentemente aleatoria, aunque lo más habitual es una oscilación entre 10 y 10,5. La nebulosa varía a la vez que la estrella, aunque algunos observadores opinan que no lo hacen siempre al mismo tiempo. La nebulosa se extiende unos 4 años/luz. Actualmente se conoce que las estrellas tipo T Tauri tienen edades de unos pocos millones de años. T Tauri es parte de un sistema múltiple (podría estar siendo expulsada del sistema debido al paso gravitacional cercano de una de sus estrellas compañeras), a una distancia de unos 480 años luz, un tipo espectral F8-K1 y una velocidad radial de +24 Km/s.

T Tauri podría tener un disco protoplanetario en acreción (caliente). Nuestro Sol pasó también por esa etapa. Al cabo de pocos millones de años, el hidrogeno entra en ignición, que contiene y detiene la caída de masa hacia la protoestrella. Las estrellas tipo T Tauri han fijado ya su masa y son estrellas.

Pero hablemos un poco de su descubridor. John Russell Hind nació en Nottingham en 1823 falleciendo en 1895. Descubrió numerosos asteroides y una nova en Ofiuco; trabajó en el Real Observatorio de Greenwich entre 1840 y 1844, convirtiéndose en director del Observatorio de George Bishop ese mismo año. Pero su gran especialidad fueron las estrellas variables. La que nos ocupa, fue descubierta por él en 1852 a través de un refractor de 175mm, debilitándose en los años posteriores hasta ser “invisible” en 1868. Curiosamente en 1890, vuelve a ser observada con un reflector de 900 mm, pero cinco años después ya no era visible. A partir de 1899 se la ha podido ver regularmente pero muy débil. Por ejemplo, sabemos que su brillo aumentó ligeramente hacia 1967 para descender luego y alcanzar su máximo brillo en 1984.

A pesar de necesitar un cielo excelente, ¿conseguiremos verla la próxima ocasión en que intentemos observarla?

Esta difícil nebulosa, supone un gran reto para el observador aficionado de cielo profundo, pues en muchas ocasiones se necesitan telescopios de más de 300 mm de abertura. Intentémoslo.

La nebulosa se encuentra a 40’’ de la estrella y mide unos 45’’ de longitud. Varios filamentos en arco rodean por el oeste a T Tauri. Yo lo he intentado en el último mes sin éxito con abertura de 150 mm y cielo aceptablemente bueno, aunque no pierdo la esperanza de observarla alguna noche, este invierno. Probemos, tal vez, con mayor abertura.

Desplacémonos ahora a la Nebulosa variable de Hubble (AR: 6h 39m, DEC: +8º 45’), conocida también como NGC 2261, situada entre la Nebulosa del Cono y la estrella doble 14 de Monoceros. Situada a unos 2500 años luz, R Monocerotis es la estrella responsable de la luz de esta nebulosa mixta, de reflexión y emisión. La estrella, que tiene una masa 10 veces la del Sol y una edad de 300.000 años, posee una magnitud entre 11 y 13. El hecho de no poder verla directamente dificulta su clasificación, aunque todo parece indicar que es una estrella del tipo T Tauri. La nebulosa, de pequeño tamaño, posee entre 2 y 4 minutos de arco. Su variabilidad fue detectada por Hubble en 1916, por eso su nombre. De décima magnitud y forma de cometa o triangulo, densos granos de polvo opaco parece que son los causantes de la evolución de su tamaño y forma aparente. De hecho, muchos observadores comentan, que en apenas semanas, la nebulosa cambia de apariencia. Eso si conseguimos verla. El gas y el polvo pasan cerca de R Monocerotis proyectando sombras en este espacio de un año luz de tamaño, aunque los cambios en esta nebulosa solo son visibles con bastantes aumentos. Es posible que exista otro lóbulo al lado opuesto, invisible desde nuestro punto de vista.

Miembro externo de la Nebulosa del Cono NGC 2264 (AR: 6h 37m, DEC: +9º 53’), esta última tiene en su centro, la brillante estrella 15 Monocerotis. Este “cluster” es a veces llamado “Árbol de Navidad”, debido a su forma triangular. Si no somos capaces de ver el brillante reflejo del gas al chocar con el polvo interestelar de la Nebulosa variable de Hubble, siempre nos quedara la visión de esta otra vecina bastante menos escurridiza.


 
Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.

Usuarios conectados

Tenemos 725 invitados conectado(s)

Usuarios registrados

Introduzca su identificación para acceder a los contenidos y funcionalidades reservados a usuarios registrados.

Lea nuestra Política de Privacidad

Si tiene problemas de acceso póngase en contacto con nosotros en info@astroerrante.com