El Astrónomo Errante

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

AAM. Ágape Navideño 2010.

E-mail Imprimir
Valoración: / 1
MaloBueno 

¡Qué sabrosón!

AAM

Queridos amigos, este 21 de diciembre, día del solsticio de invierno y de un glorioso eclipse lunar que las señoritas nubes cegaron sin piedad alguna. ¿Tanto les costaba a las pijoteras hacerse a un lado, ehhh? ¡Ala! ¡A dejarnos con la miel en la boca y frustrarnos amargamente en el momento álgido! Bueno, a lo que iba, que ya me lío. Tuvo lugar el magno ágape navideño que tiene por tradición ofrecer nuestra bienamada agrupación astronómica madrileña, AAM.

Os recuerdo que esta ha sido la última celebración agaperil que se lleva a cabo en esta sede, ya medio histórica, en la que nos pasa lo mismo que al edificio de la ONU donde el olor a restos orgánicos (cloaca entre nosotros) se filtra por los orificios nasales, nubla la razón y trastoca el sentido de los conferenciantes y oyentes, a otros los atonta y adormece. En la ONU están conferenciando, actualmente, en los sótanos por arreglos de los edificios, nosotros no. Bye, bye sede perfumada, aunque esa noche nos dio una cierta tregua y no pudo competir con el excelso olor del jamón, nuestro tesoro nacional si, nuestro bienamado jamónnnnn, aunque a algunas personas les ofenda la palabra, jo, si solo nombrarlo y oler sus aromas nos deja transportados al séptimo cielo astronómico.

Algunos compañeros parece que empezaron a llegar a la 18 hs por eso de acomodar mesas y poner la sede guapa, yo llegué a las 19 hs acompañada por una lluvia fina y persistente que en Argentina llaman garúa y que casi me cala los huesos. Entro al portal y me encuentro con varios compañeros allí reunidos y Juan, muy cariacontecido, me convence que la sede está totalmente inundada y que no podemos celebrarlo. Yo caí como una pardilla y ellos muertos de risa ante mi expresión de boca caída. Pues, ya ven…. se celebró a mi costa el día de los Santos Inocentes antes de tiempo.

La sede iluminada y espaciada con las mesas unidas en línea oblicua, fueron engalanadas con manteles rojos de papel satinado con flores grabadas a seco en bajo relieve, servilletas blanco níveo y vasos transparentes (vaaaale, de plástico). Todo el mundo iba cayendo al baile; por aquí Koldo hacía observaciones concienzudas sobre la posición ideal de los platos, allí Pedro Moraga hablaba con Céltika sobre lo divino y lo humano cuando llega el compa Boro y se unió a la charleta y compadreo feliz. En eso Ricardo el Presi y Koldo arrastran el carrito del super abrumado por tantas viandas y varios de nosotros, con carita feliz, fuimos a prepararlas; Soraya, Mar y su hijo Guillermo sacudían las bolsas de patatas fritas, Dori ponía aceitunas y chuches de queso en platitos con mucho mimo, Ainhoa, la pobrecilla no tenía voz y hablaba en susurros sugerentes por culpa de un resfriado pero le daba estilazo al acomodo de las fetas de jamón, Céltika cortaba pan con un cutter (bien límpio, eh?) ya que Juan cortaba los quesos en triángulos exactos con el único cuchillo disponible, el querido Fran y la chupi guay Conchi preparaban platos con rodajas de chorizo, lomo y otros manjares, José Vicente, el nuevo pero ya adoptado y puesto a trabajar por la tropa, cortaba las tortillas en caminos paralelos bien delineados poniéndoles, con suma elegancia, sus palillos encima para el picoteo fácil, Ricardo abría con destreza las botellas de vino, cervezas y refrescos que colocaba graciosamente listas para escanciar y Jorge Arranz repartía los mazapanes, turrones, chocolates y delicias sin fin cual Papá Noel. Y así, entre tanta delicadeza, comenzó la fiesta. De cada lado de las mesas salían manos infinitas para atrapar al vuelo ese choricito guapo, aquel pincho de tortilla, el lomito adobado, el cachoempanada, el triángulo exacto de queso o la patatas fritas. Uhmmmm, qué bueno está esto, pásame un vinito tinto, please. Jo qué gustazo compartir entre amigos!

Hubo un requerimiento de atención y los carrillos pararon en seco y al unísono de masticar, todo quedó en silencio sepulcral y Ricardo el Presi, rodeado por Koldo, Conchi, Jorge, Jaime Izquierdo y Pedro Arranz, comenzó una oratoria sentida de Bienvenidos, Bien idos, Bien hallados, Felices Fiestas y Próspero Año Nuevo en nueva sede lo que motivó vítores de altos tonos, silbidos admirativos, vivas y hurraaass mil y aplausos entusiastas antes de lanzarnos, con frenesí renovado, a la importante tarea de continuar el alegre masticado suspendido en tiempo y espacio y engullir, eso sí, con mucha gracia, las viandas ricas y variadas en gran jolgorio.

Daba gusto ver la amplia sonrisa de Juanma, el desaparecido de la AAM en combate por baja paternal eterna, brindar con Pedro Ibeas y Florencio; más allá, en alegre conciliábulo y risas por doquier, estaban la churri Mercedes, Almudena, Dori, Marta y María (Trenado). Hacia el lado de la puerta, estaban varios amigos con José Luís González (mi asesor fotográfico al que doy la lata más de una vez sin que proteste, gracias amigo por tus consejos) y también se unió el súper fotógrafo Antonio Torres creador de la maravillosa astrofoto de portada del folleto de la AAM (running man) a quien no conocía y que es la mar de simpático.

En rancho aparte, conversaban distendidamente sobre la actividades del astro rey, el siempre sonriente Pedro González que esta vez no nos retorció la mano con su fuerza hercúlea, Pedro Moraga, Boro y el Sr. del Sol, José Mª Hernández, mientras Nicolás Ortego, Pedro Arranz, Jaime Izquierdo, Araceli y Toño Bermedo departían alegremente y muy cerquita el Sr. de las Estrellas Dobles Angel Manuel, Carlos Muro, Angel Renales y Ricardo Velázquez, nuestro artista del 3D astronómico, dialogaban tranquilamente mientras Jorge Arranz, Fran, Eduardo Adarve y Miguel Angel Trenado le daban a la sin hueso con grandes sonrisas.

La incombustible Soraya parloteaba alegremente con Javier, a quien las chicas llamamos “el Calentito” por eso de que es como una estufa y todas las chicas lo buscamos en invierno para que se siente al lado. Boro irradiaba paz con una sonrisa beatífica mientras Juan Alarcón, subido a una silla con los brazos extendidos animaba el cotarro a diestra y siniestra, jo, parecía la viva imagen del Redentor abrazando a la congregación.

En eso, escucho tremendos golpes no secos si no mojados……. y qué acontecía? pues que Mar, Soraya y Ainhoa estaban a puro aporreo de martillo contra los hielos para las bebidas que formaban rocas sólidas y no se dejaban despegar ni a palos, nunca mejor dicho. José Antonio Fernández observaba, muerto de risa, los intentos de las susodichas. Pues bien, finalmente, ante el calibre de la fuerza desplegada, el hielo decidió que lo mejor era claudicar y dejarse machacar por las féminas desintegrándose astutamente. Casi recibieron aplausos… ellas, no el hielo.

A todo esto, Céltika no paraba de mariposear a su mejor estilo, sacar fotos y fastidiar al personal mientras comía dándoles el peñazo entre mordiscos al jamón y traguito de vino. -Mar ponte ahí con tu niño-, flash va, flash viene, -Mercedes colócate frente al planisferio que te saco con una galaxia de adorno, -chicos y chicas poneos más juntos y una sonrisita para la prensa!. Pedro Arranz salía descopetado al verme con la cámara pero aún así retraté para la posteridad a todo el personal que se dejó.

AAM

La juerga padre… y madre llegó con la sesión mágica y la presencia de los Magos mayores de la AAM Carlos Muro y Miguel Angel Trenado. Boro no actuó con su naranja este año por que no trajo el ropaje y manto para hacer los Tres Reyes Magos de Oriente. Qué pena Boro, sois el trío Maravilla!. Los ayudantes (que no pajes) fueron Marta, Juan, Florencio y Dori, estos dos acomodados cerca del suelo por si las moscas. El público rió a mandíbula batiente el trasvase de monedas imposible a través de la mesa, la cuerda que disolvía nudos y se desata sola, las cartas mágicas que te dejan con la expresión de infante maravillado… todo brujería pura y dura, por que yo me pregunto, cómo lo hacen tan rápido ante nuestras narices y nosotros en la inopia? En fin, magia potagia que gusta al personal y que aplaudió a rabiar para alegría de los magos mayores y del resto también.

Y así, un añito más, los acólitos portaban risas y sonrisas de oreja a oreja : ) mientras el calor y el color se iba acentuando en las mejillas y en los corazones. El bullicio y el contento llegaron para quedarse y se instalaron, permanentemente, en el rostro de todos.

Como siempre, hubo muchísimos más compañeros presentes en cuerpo y alma pero, como desconozco sus nombres, no puedo citarlos aquí. Amigos, será en la próxima crónica.

También recordar con gran cariño a los colegas que, por diversos motivos, no pudieron estar con nosotros, sin embargo, nos han acompañado en espíritu festivo y navideño y en todo momento los sentimos muy presentes.

Pues nada amigos, será hasta el próximo año en que estrenaremos nueva sede deslumbrante, y además, la AAM tendrá subvenciones locales, autonómicas y gubernamentales, tendremos muchos anunciantes en la revista y en la web, dispondremos de súper telescopios y toda clase de nuevas tecnologías, una biblioteca digna de Alejandría, tendremos cielos maravillosos, los expertos compañeros descubrirán galaxias, planetas y nuevas estrellas, yo aprenderé por fin a utilizar mi telescopio y seremos felices y comeremos perdices todos juntos y en armonía.

Bueno, bueno, ya… ya se que me paso un pelín y no me creeis… pero, qué cara se os quedaría si todo se convirtiera en realidad, eh?

En fin… yo a pedir por mi piquito que es gratis y que por pedir que no quede.

¡¡¡¡¡ Muy requete Feliz Año 2011 a tooddoooossss y a tooddaaaassss !!!!!


 
Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.

Usuarios conectados

Tenemos 1490 invitados conectado(s)

Usuarios registrados

Introduzca su identificación para acceder a los contenidos y funcionalidades reservados a usuarios registrados.

Lea nuestra Política de Privacidad

Si tiene problemas de acceso póngase en contacto con nosotros en info@astroerrante.com

Recomiéndanos

Google +1